Lost in Bcn

febrero 27, 2009

Sí, estoy perdida. Sería una injusticia echarle la culpa a esta ciudad, ella me acogió en un viaje que debía ser el principio de algo grande. Vine a Barcelona a perseguir un sueño, pero ahora sólo soy un alma vagando por la urbe de los metros, los músicos en cada esquina y la gente rara.

Estamos en crisis. ¿Económica? yo diria más bien emocional. Hablas con la gente y está totalmente desorientada, no encaja en sus vidas porque fingen vivir una que no les satisface, y ésta sólo les permite sobrevivir. ¿Deberíamos alegrarnos por tener trabajo?. Eso parece, sea cual sea tu sueño.

Soy una periodista recién licenciada y trabajo en una tienda de ropa. Nunca una dependienta estuvo mejor preparada para convencer a sus clientes de qué color de camiseta escoger. No encuentro trabajo ‘de lo mío’ y eso que he ido a miles de entrevistas, he estado en procesos de selección durante meses, me han analizado la letra, la firma, las facciones de mi rostro … ¿? … (cosas de la vida moderna) y la verdad es que  doy el perfil exacto. ¿No es genial?, sobretodo porque después de todo no me llaman, y ni siquiera me mandan un e-mail para decir que el puesto está cubierto.

He llegado a la conclusión de que todo es mentira. No existen esos puestos de trabajo, son una ilusión, y tan sólo te llaman para alimentar tu esperanza, o tal vez para tener algunas visitas más en su web o para que compres su revista. Pero eso da igual. Que no tenga trabajo “remunerado”, no significa que no pueda escribir y enseñarlo al mundo, y mucho menos que no pueda ser feliz. 

Empiezo este blog con ilusión, aunque por mis palabras parezca lo contrario. En realidad no me puedo quejar, tengo gente muy especial a mi lado, que me apoya y cree en mi. Tengo talento, experiencia, conocimientos, pero sobretodo ganas y ‘ángel’, o eso dicen los que me conocen, sólo falta que me dejen demostrarlo.