Descubierta por un fax

marzo 3, 2009

Nada es lo que parece. Las fotocopisterías son en realidad una fuente de sabiduría, y si te atreves a enviar un fax, te regalan terapia gratis. Estas cosas pasan en Barcelona. Me dirigía a enviar mi factura mensual firmada al Indicador de Economía, el último día, como siempre. Fuí a la fotocopistería de al lado de casa, donde se encuentra un hombre misterioso, de tez oscura, del que no podría decir con exactitud su procedencia, pero no es de aquí, eso sí lo tengo claro.

El hombre de origen desconocido, siempre me echa una mirada profunda y suelta un: “¿qué va a ser hoy, guapa?”, con un acento extraño. Imprimir, firmar y mandar un fax, esa era mi intención. Rápido y fácil, si no fuera porque olvidé apuntar el número de fax. Llamé a mi jefe y me dió un número, después de preguntarme qué tal todo e invitarme a unas bravas … el fotocopistero no paraba de observarme.

Por fin consigo el número, firmo la factura y veo como coje el papel y arquea las cejas, moviendo la cabeza hacia atrás y hacia delante, mientras suelta un “interesante firma, y muy bonita”. Yo me hago la despistada y le pregunto qué ha dicho. “Estás diciendo muchas cosas con esta firma”, afirma el hombre mientras pone el papel en la máquina y marca el número de fax.

Mi curiosidad aumenta y le pregunto si sabe leer la firma, él asiente con la cabeza y me da un periódico. “Firma otra vez”. Yo nerviosa, pero siempre sonriente, acepto el reto. Firmo una y otra vez. Él sonríe. La máquina del fax no para de pitar, parece que no coje el número, pero a mi sólo me importa lo que el hombre sin origen ve en mi firma. “Eres una mujer bastante inteligente, a la que le gusta ser el centro de atención, pero por otro lado necesitas tu espacio y te gusta encerrarte en ti misma, ¿no es cierto?”. Yo no sabía dónde lo veía, así que me muestra los trazos ascendentes, descendentes de mi firma y mi espacio en forma de esfera.

“¿El fax no funciona?”, le pregunto para no meterme mucho en su universo y evitar que me mire tan profundamente. Parece que el número falla. “No has tenido mucha suerte en algunos aspectos de tu vida”, prosigue el fotocopistero. A mi no me gusta el ambiente que se está creando, me siento bastante incómoda, pero él sonríe y dice “Pero eres una mujer fuerte, luchadora, conseguirás cuanto desees, no debes preocuparte tanto, le das muchas vueltas a las cosas”. ¿En qué momento me había teletransportado a un tarot? Sonrío y llamo de nuevo al Indicador. Me dan otro número y el fax se envía rápidamente. ¡Estoy salvada!.

Pero no podía irme sin preguntarle cómo podía saber eso un fotocopistero. Él me miró sonriendo y me dijo: “nada es lo que parece”. No era justo, él me había descubierto, me sentía desprotegida, casi desnuda, así que me debía algo. Su firma. Le doy el periódico y el bolígrafo y él accede. Yo intenté analizarla, me inventé algunas cosas mirándola fíjamente mientras él no paraba de reirse. Era una firma abstracta, como la mía, pero con una clave oculta. “Son letras del alfabeto persa, pero transformadas” me ayudó. Algo de persa sí tenía su mirada. El hombre sin origen se había descubierto, es iraní y de una cultura riquísima.

Fax enviado. 1,30 euros. Me rasco el bolsillo y sólo consigo 1,15 de suelto, así que me dispongo a sacar un billete. El fotocopistero me coje la mano y dice: “no te preocupes, está bien”. Los dos hemos pasado un buen rato. Nos despedimos y me voy a casa. Por el camino no puedo parar de reirme y de pensar en lo surrealista que había sido todo, pero me gusta. Una experiencia que contar.

Por cierto, ¡el persa es muy difícil! mejor me quedo con la mirada gatuna … 😛

Anuncios

4 comentarios to “Descubierta por un fax”

  1. Holibu said

    Oh my god! OH MY GOOOOOOD!!
    Pero que alegria! Que alboroto! Otro perrito piloto!!! xD
    No en serio, la historia es genial cariño, y mucho mas tal y como la cuentas, es como si te metieras en la ella y la disfrutaras, como si la vivieras. Eres buena, muy buena, de verdad y no dudo que encontraras el trabajo de tus sueños, segurisimo, y este blog te ayudara, alguien lo leera y se pondra en contacto contigo y entonces… zas! en toda la boca! xD Tu sueño seguira…

    ILVU

  2. Ju said

    Xurri, xo es cierto..? Pues como lo ha clavao, jajajja. k fuerte, muy inetresante tu modo de contar las cositas k t pasan, mola! aunk ya lo sabía!! testimuuuuu!!
    Ptunets

  3. Carlos said

    No soy el del fax, tranquila. Tampoco necesito una firma para conocerte o reconocerte. Sólo tu combinado de ojos tristes y espléndida sonrisa me entreabren un extenso universo de altibajos, de alegrías, de espontaneidad, de sinceridad, de desparpajo, de ímpetu, de inquietud, de curiosidad, de inteligencia. Unos cuantos indicadores con sus largos cierres me sirvieron. Eres muy buena Raquel, me han gustado mucho tus reflexiones, ánimos, el mundo te espera, no claudiques, tu talento espera a ser esparcido.
    Carlos. 😉

  4. TITO said

    Sigue escribiendo cosas así. Llegarás donde quieras!
    Te deseo lo mejor.
    Tu tito Juan

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: