El loco de la cadena

diciembre 16, 2009

Vayas donde vayas, en Barcelona siempre hay alguien que te sorprende. Un día es un chico en el metro que te suelta frases sin sentido como: “¡va muy rápido eh!” y tú, sonriente, sin darle conversación… pero insiste cambiando de tema: “no entiendo cómo a veces tengo cobertura aquí jeje…”. Sí, sí, contestas mientras te alejas tres vagones. O mejor, un domingo a primera hora (osea, las 11… y en el trabajo), un hombre me acecha y me dice: “no te ofendas por lo que te voy a decir…” (sonriendo)- empieza bien el amigo- “el negro y el mutismo visten de inteligencia a cualquier mujer” . Y todo porque llevaba el uniforme de trabajo, negro.

¿Tengo que sonreir ante eso?, y me hace un test preguntándome si sé quién lo dijo. “Fue el padre del nihilismo”, me cuenta… “¿sabes quién es?” y yo con mi cara de sueño le digo: “Nietzsche, imagino”. El hombre se sorprende -parece que no sólo visto de inteligencia y mucho menos me callo- y se excusa: “bueno, ya sabes lo misógino que era… pero no te lo tomes a mal, sólo era un comentario”. No me ofende, sólo que no entiendo cómo ha surgido ese comentario de repente en su cabeza, eso sí, me satisface haberle callado con mi acertada respuesta. Y es que… ¿quién no ha estudiado a Nietzsche? no me vaya de interesante, Señor.

Pero lo mejor ha llegado hoy, en el bar que frecuentamos antes de entrar a clase. He entrado por primera vez dentro, -hasta ahora nos quedábamos en la terracita, pero con este frío polar…-. Y allí, mientras esperaba a Bego tomando mi cafelillo, un hombre sale del baño y dice: “¡Manolo!” -o como se llame el jefe del bar- “¡esta cadena del water que tienes es antiestrés!”. Las cuatro personas que estábamos en el bar, no dábamos crédito. Y se ha puesto a explicar a todo el mundo el por qué de su afirmación, vamos, ha hecho todo un monólogo sobre la cadena.

Resulta que no era una cadena de botoncito -como decía él-, tampoco la típica cadenita, sinó que era una especie de cadena con palanca y con la que había que hacer mucha fuerza. “Esto es mejor que el yoga y el gimnasio” -me decía-. “¿El de mujeres también la tiene?”. El personajillo no paraba de hablar del tema, le daba vueltas y vueltas, se lo comentaba a todo el mundo que entraba y unos minutos más tarde, se metía en nuestras conversaciones. Finalmente nos pide perdón por el espectáculo y argumenta: “es que soy periodista, sabéis… trabajo en tv3, en Polònia”.

Nosotras también somos periodistas, pero de momento no nos ha dado por convertirnos en las “locas de la cadena”.

Anuncios

3 comentarios to “El loco de la cadena”

  1. Paola said

    que bueno!!sigue escribiendo indicadora,que lo haces genial

  2. codigoh said

    Huaaaaaaaaaaaaaaala!!!! Y no le pediste trabajo??? xD
    Que bueno! xD Este hombre es mi idolo, fijo que si en realidad trabaja en Polonia pondran un “esquetx” (o como se diga xD) sobre el tema.

    Ains… Cariñu… mira que atraes siempre a la gente rara eh! Significa que yo tambien soy raro? Y vamos a un concierto? xD

  3. Xurri said

    Me parto!!!jajaja, menudo personaje, ah y cuando entré yo te dice: corre corre!!!cuéntaselo a tu amiga!!!jajajaja

    Periodista dice, seguro que está haciendo un reportaje-experiencia con estupefacientes…

    Queremos más!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: